martes, 17 de enero de 2012

Lentejas, las que se comen en mi casa.

Si le hiciera caso al "siquiereslascomesysinolasdejas", las dejaría, sin duda...
Pero amigos, hay que comer de todo. En casa las acompañamos con una buena ensalada de tomate, y de postre un zumo de naranja, la vitamina C te ayuda a asimilar el hierro de las lentejas.




Necesitamos:

- 200 g de lentejas (yo utilizo pardina).
- Un tomate.
- Una cebolla morada.
- Una cabeza de ajos.
- Una zanahoria.
- Un trozo de calabaza.
- Un puñado de espinacas, o tres hojas de acelgas (lo que tengáis).
- Dos patatas medianas.
- Una hoja de laurel.
- Una cucharada pequeña de pimentón de la vera.
- Un chorrito de aceite, agua y sal al gusto.
- Unas tiritas de buen jamón (opcional).

Así se hace:

1. Cortamos y lavamos bien las espinacas.

2. Pelamos la cebolla , la zanahoria, la calabaza y las patatas.

3. Lavamos el tomate y le hacemos una cruz con el cuchillo en la base.

4. Le hacemos un corte a la cabeza de ajos, sin llegar al centro para que no se suelten.

5. Ponemos todos los ingredientes en la olla cubrimos de agua, añadimos el pimentón, el aceite y la sal.  Hervimos durante 45 minutos a fuego medio con la olla tapada, removiendo de vez en cuando.


2 comentarios:

  1. Vengo de comerme un magnífico cocido que ha hecho mi madre......pero esta foto de estas maravillosas lentejas me ha vuelto a abrir el apetito......esto no lo puedo hacer porque a mi chico es el único plato de cuchara que no le gusta......pero vamos que mejor pinta no pueden tener.

    ResponderEliminar
  2. Eres mi seguidora number one, gracias!

    ResponderEliminar

Me interesa tu opinión, el que escucha aprende.